Síguenos en tu correo electrónico

jueves, 24 de julio de 2014

VIERNES 25: ¡TODXS CON PALESTINA!


MANIFIESTO

Con el pretexto del secuestro y del asesinato no aclarado de tres jóvenes estudiantes israelíes de las colonias en Cisjordania ocurridos el 12 de junio, el gobierno sionista de Israelí ha lanzado una vez más otra de sus operaciones de castigo sobre la población palestina encerrada en la Franja de Gaza. Mientras el gobierno sionista de israelí ha incitado a laS represalias, los lemas racistas y ataques contra la población palestina se han extendido en los medios y en la calles de Israel, lo que resultó en el asesinato de un adolescente palestino que fue quemado vivo en Jerusalén por unos israelíes ultras el pasado 1 de julio.

El martes 7 de julio, Netanyahu inició una operación militar de gran envergadura contra la Franja de Gaza, satisfaciendo así las exigencias de su Ministro de Exteriores. A lo largo de 18 días, los bombardeos han sido constantes y han sacudido día y noche todo el territorio de la Franja de Gaza. Los blancos del Ejército israelí han sido los barrios más poblados, golpeando cientos de casas, hospitales, ambulancias, mezquitas incluso a la hora del rezo, hospitales, un centro destinado al cuidado de personas discapacitadas, el sistema de saneamiento y de distribución de agua, etc.


Han sido asesinadas cruelmente 600 personas, un 80 por ciento de ellas niños y niñas, mujeres y personas mayores. Hay miles de personas heridas, con graves quemaduras, miembros seccionados y metralla en todo el cuerpo. Médicos palestinos e internacionales han denunciado que el Ejército de Israel esté utilizando armas de plomo fundido y bombas DIME, que provocan amputaciones y heridas de mucha gravedad. Más de cientos hogares han sido destruidos y miles personas han sido desplazadas a la fuerza y alojadas en escuelas, mezquitas, iglesias y edificios públicos.

Las masacres civiles se repiten cíclicamente en Gaza. Recordamos con horror la operación denominada Plomo Fundido en la que murieron más de 1.400 personas o la de Pilar defensivo en la que hubo 170 víctimas mortales. A pesar de las evidencias, ninguno de los responsables sionistas ha sido procesado por estos crímenes de guerra y crímenes contra la Humanidad. Condenamos estos crímenes atroces contra una población indefensa, así como los ataques racistas del Ejército, policía y colonos israelíes contra las palestinas y palestinos de Cisjordania, Jerusalén Este y la Palestina histórica.



Esto no es una guerra, es una operación de castigo colectivo por algo que no ha cometido la población de Gaza. Es la política de desalojo a punta de fusil de la población palestina para construir en su tierra nuevos asentamientos israelíes. No se puede equiparar al ocupado con el ocupante. No se puede obviar que Israel incumple decenas de resoluciones de Naciones Unidas y viola sistemáticamente el Derecho Humanitario Internacional y los Derechos Humanos del pueblo palestino, incluyendo su derecho a la autodeterminación. Israel suspendió las conversaciones de paz lideradas por Estados Unidos y no ha parado de construir colonias ilegales en Cisjordania y Jerusalén Este, utilizando a su población civil con fines de anexión territorial. Israel mantiene a más de cinco mil presos y presas palestinas en sus cárceles, muchos de ellos sin cargo ni juicio.



Condenamos la inacción, el silencio, el doble rasero y la complicidad de los dirigentes españoles y europeos que en vez de presionar eficazmente a Israel para que ponga fin a sus crímenes y violaciones de la legalidad internacional, han convertido a Israel en un socio privilegiado en los ámbitos comercial, académico, militar y de innovación. Nuestros gobiernos no han cumplido sus obligaciones establecidas por el Dictamen del Tribunal Internacional de Justicia contra el Muro del Apartheid del 9 de Julio 2004. No han puesto fin al Muro ni a las colonias israelíes en territorio palestino. Cada arma comprada por España a Israel es un arma probada contra los niños y niñas de Gaza. Cada arma vendida a Israel es un arma que será utilizada contra población civil en clara violación del Derecho Internacional Humanitario. Basta de complicidad.



También condenamos la falsa asimetría establecida por aquellos medios de comunicación que equiparan la artillería de uno de los Ejércitos más poderosos del mundo con los cohetes artesanales fabricados por la resistencia palestina. Hoy, para poner alto al genocidio del pueblo palestino y acabar con la complicidad de nuestros gobiernos, las organizaciones convocantes y las personas aquí reunidas pedimos al gobierno español y a los gobiernos locales y autonómicos que:

•Condenen enérgicamente a Israel por los crímenes cometidos contra la población civil de Gaza y exijan que pare de inmediato esta ofensiva militar.

•Presionen eficazmente a Israel para que detenga los ataques racistas contra los palestinos y palestinas en Cisjordania, Jerusalén Este e Israel y cumpla con su obligación legal de acabar con la ocupación de Palestina.

•Envíen ayuda humanitaria y exijan que Israel cumpla con el derecho internacional humanitario y que, junto con Egipto, abran los pasos para permitir los movimientos de personas y garantizar el acceso de la ayuda de emergencia y de reconstrucción a la Franja de Gaza.

•Garanticen el levantamiento del bloqueo criminal a Gaza que constituye un castigo colectivo a un millón setecientas mil personas.

•Pidan la suspensión del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea e Israel como medida de presión para que este Estado cumpla la legalidad internacional.

•Suspendan la venta de armas y la colaboración en materia militar con Israel. Cada arma comprada a Israel es un arma probada contra población civil palestina.

•Apoyen la ratificación del Estatuto de Roma por la Autoridad Palestina para que se puedan llevar a los responsables de los crímenes de guerra contra el pueblo palestino a la Corte Penal Internacional

No hay comentarios:

Publicar un comentario