Síguenos en tu correo electrónico

miércoles, 22 de octubre de 2014

“ALBERGUE JUVENIL CON CONDICIONES”

El Ayuntamiento de Burgos tiene previsto adaptar el Hotel “Conde de Miranda” en un albergue juvenil con gestión privada.

Desde Izquierda Anticapitalista aun estando de acuerdo con la apertura de esta instalación, rechazamos cómo se está planteando, así como la gestión de la misma a partir del 2015.
Este tema lleva 10 años planteado sin haberse realizado un proyecto claro, hasta la fecha. Pero lleva gastados 4,8 millones en proyectos que no funcionan, porque ya en 2005 se arregla el edificio de “Peña Amaya” para convertirse en albergue juvenil, permutándose con la empresa el edificio a cambio de 6.000 m2 de suelo edificable que costaban 4,5 millones de euros que al final esa empresa vendió por 6 millones, aspecto que fue anulado judicialmente, pero al no tener el dinero ni los terrenos la empresa, se va a concurso de acreedores. “Peña Amaya” vale 3,3 millones de euros por el deterioro y el Ayuntamiento cobrará 1,2 millones cuando la empresa pueda pagar.

A este asunto del “Peña Amaya”, hay que añadir 83.000 euros que el PP municipal gasta en un nuevo proyecto para el albergue juvenil que se haría en la zona de Bakimet.
Ahora el PP tiene previsto poner 150.000 euros en el Hotel “Conde Miranda” para sacar adelante el albergue juvenil.

Todas estas operaciones dan el saldo de 4,8 millones. 
IA quiere que el albergue juvenil se gestione directamente por el Ayuntamiento. En consecuencia, IA rechaza que se adjudique a una empresa privada y por lo tanto rechazamos rotundamente que en caso de darse a una empresa privada, que no pague un canon al Ayuntamiento por la explotación del albergue.

Es obvio para IA que si se acaba dando a una empresa, en el pliego de adjudicación hay que señalar las demás cuestiones sin que eso suponga que no pague un alquiler o canon: actividades complementarias, fechas y horas de apertura, precios bajos, mantenimiento y renovación de instalaciones y empleo de personas en situación de exclusión social.
Resulta tanto o más sorprendente que no se ponga un límite de edad de acceso a la instalación, exigiéndose solamente el carné de alberguista.

Para IA debe de ser un albergue para ser usado por jóvenes, que entendemos sería hasta los 30 años, establecidos los precios por grupos de edad (entre 16- 25 años y entre 25-30 años), si trabajan o están en paro, o son estudiantes. Solo sería lógico que se alojen adult@s al precio máximo de las tarifas acordadas, cuando se trate de grupos escolares en actividades educativas, previa certificación del centro al que pertenecen.

Para IA es obvio que de hacerse sin límite de edad se trata de un establecimiento hotelero, con mejores condiciones retributivas, fiscales e impositivas que los hoteles de la ciudad que pagan impuestos, tasas y salarios de l@s trabajadores/as, que podrían ver así amenazados sus puestos de trabajo. 
Evidentemente que los hoteles de la ciudad deben mejorar sus precios, servicios y contratación de personal, pero este establecimiento podría provocar o justificar el cierre de instalaciones hoteleras y ERE´s por las condiciones desfavorables que les plantea el proyecto del PP.
La empresa que pueda ser adjudicataria según plantea el PP, también será una empresa que buscará un beneficio económico por la explotación del albergue juvenil lo cual logrará al no pagar nada.
Da la sensación que el PP, a pesar de reforma el Área de Hacienda, pretende desprenderse de la posibilidad de obtener ingresos por la explotación de sus instalaciones, cediendo  el cobro de un alquiler y encima poniendo dinero para que se ponga en marcha el proyecto.

Desde IA este ejemplo de uno más de la falta de una política global de juventud por parte de la derecha. Parece mentira que el propio Lacalle fuera en su día un alto cargo de la Junta en esta materia, aunque tampoco se le vio hacer nada a favor de l@s jóvenes.

La política de juventud de IA iría en cuatro líneas básicas:

1. Promoción del asociacionismo juvenil, facilitándole recursos para su actividad: locales, medios técnicos, financiación, etc. Se debe hacer un censo anual de las asociaciones existentes, avaladas por la actividad desarrollada, para mantener o readaptar los recursos dados.

2. Participación institucional en todas las Concejalías Municipales a través de los Consejos Ciudadanos.

3. Creación e impulso de una institución juvenil autónoma del Ayuntamiento dotada de locales, financiación y recursos municipales: el Consejo de la Juventud Ciudad de Burgos (tristemente desaparecido).

4. La creación de una Casa de la Juventud y otras instalaciones  adicionales para desarrollar: reuniones, proyecciones, talleres, conciertos, ensayos de grupos musicales, culturales o teatrales, etc.

Izquierda Anticapitalista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario