Síguenos en tu correo electrónico

lunes, 13 de octubre de 2014

Pandemia de irresponsables

Teresa Rodríguez || Público

Eurodiputada de Podemos

Apenas un par de semanas después de que Ana Mato descartara el riesgo de contagio, la auxiliar de enfermería Teresa Romero ha sido objeto de medios estatales e internacionales por ser el primer caso de ébola en Europa. Lo primero, espero que Teresa se recupere y pueda seguir su vida, segundo, explicaciones. Quiénes son los responsables.

Hagamos memoria, recordemos todas esas palabras: copago, ajustes, gastos, control, dispendio etc. Que hemos ido escuchando una y otra vez desde que en mayo del 2010 Zapatero compareció en el Congreso anunciando sus políticas de austeridad, perseguido por Rajoy (sin perder el ritmo) en los años posteriores. Aquel que ahora mitiga los errores que saltan a la arena pública pactando sesiones de control con el líder de la “oposición”, Pedro Sánchez. Porque no podemos hablar de dimisiones aquí y ahora, resulta irresponsable, pero, ¿qué más irresponsable hay que gestionar la crisis sanitaria tal y como lo está haciendo el Gobierno de España y de la Comunidad de Madrid? De una democracia consolidada con gobiernos responsables sería lógico esperar a que solucionasen la crisis para exigir responsabilidades concretas, pero no hace falta recordar quiénes nos gobiernan.
Sí hace falta recordar que hace cuatro meses profesionales sanitarios tramitaron una denuncia a estos gobernantes por “falta de formación adecuada y desconocimiento de protocolos” para el tratamiento de posibles casos de ébola. La respuesta a la petición fue un cursillo express de 15 minutos para atender a los sacerdotes españoles infectados, que ignoraban las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. Parece ser que la ministra hizo caso de las recomendaciones del actual Consejero de Sanidad en la Comunidad de Madrid: rezar a la Virgen de la Paloma. Ahora estos mismos profesionales, trabajadores de la sanidad pública, dicen que la “Ministra Ana Mato, el presidente Ignacio González y el nuevo consejero de sanidad Javier Rodríguez deben dimitir ya por ser los principales responsables de los recortes sanitarios”.

Tirando un poco más de memoria, recordamos otras ocasiones en las que diferentes conflictos dejaron de ser públicos y políticos para convertirse en ataques personales. Se repite la estrategia del hundimiento del Prestige, del metro de València o del tren Alvia en Angrois. Siguiendo el legado ultra-neoliberal de Thatcher, lo político se disuelve como un azucarillo y la sociedad ya no existe; hay sólo individuos. Para un gobierno que no asume su responsabilidad, no hay mejor forma de hacer política que despolitizando lo que es político. A partir de ese mismo instante, cualquier persona que se atreva a pedir responsabilidades políticas se convertirá de manera directa en una irresponsable, una idealista, una antisistema.

La crisis del ébola contiene responsabilidades políticas. Recortar en el sistema sanitario fue y sigue siendo una decisión política, sustituir los cursos de formación en el protocolo de actuación del ébola de tres semanas por charlas de quince minutos, desmantelar el Hospital Carlos III (único hospital en Madrid dedicado a combatir enfermedades como el ébola y otras que se denominan como tropicales o infecciosas), optar por la reducción del déficit público mediante recortes en el gasto público social, protegiendo a los bancos en vez de a la ciudadanía. Son decisiones políticas.

Pero más allá de la gestión de la crisis, lo que debe hacer un gobierno responsable pasa por levantar un sistema sanitario 100% público (en propiedad y en gestión), de calidad y verdaderamente universal. El apartheid sanitario y los recortes se mantienen sólo bajo una lógica cortoplacista que cruza los dedos para que no estalle ninguna crisis. Cuando llega, volvemos a confirmar por enésima vez que vale más prevenir un riesgo de pandemia que gestionarla con estos mimbres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario