Síguenos en tu correo electrónico

martes, 14 de octubre de 2014

POR LA MOVILIZACIÓN POPULAR CONTRA EL FRACKING Y EL TTIP

DECLARACIÓN DE IZQUIERDA ANTICAPITALISTA

El Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) que la Unión Europea y los EEUU debaten en secreto desde hace meses pretende, bajo la bandera del “libre comercio”, imponer el dumping social sobre los pueblos de ambos lados del Atlántico. El TTIP:
  • Compara los marcos legales de los dos espacios para adoptar el más ventajoso para el “comercio y la inversión” entre ambos e impone un Consejo de Cooperación regulador de esa “armonización de reglamentos” a la baja.
  • Otorga a los inversores de un lado el derecho a recurrir y exigir la derogación de las leyes que consideren desventajosas en el otro lado, abriendo el camino para la igualación a la baja de los derechos de trabajadores y trabajadoras.
  • Impone un organismo de “Resolución de litigios entre los inversores y el estado” (ISDS), formado por los abogados de las principales empresas privadas, para dirimir las demandas de las empresas contra los estados que se resistan a derogar sus leyes. El ISDIS implica poner a las empresas sobre la soberanía de los pueblos otorgándoles el derecho no sólo a exigir el cambio de leyes existentes sino también a vetar la promulgación de nuevas leyes por parte de los parlamentos.
  • Además de significar el desmantelamiento de los derechos sociales y laborales y de la protección ambiental, el TTIP tendrá un efecto neto de recesión permanente a ambos lados del Atlántico.
  • Va acompañado de los acuerdos sobre el Comercio de Servicios (TISA) y del Acuerdo Global Económico y Comercial (CETA) entre Canadá y la Unión Europea.
  • El mismo desinterés por el medio ambiente y nuestro futuro como especie se refleja en la extensión de la técnica contaminante del fracking por parte de las empresas energéticas.
La Troika y las políticas neoliberales han destruido empleo, arrasado derechos, privatizado, empobrecido, endeudado a las personas. Ahora pretenden dar un paso más: dejarlo todo en manos de las transnacionales eliminando todo lo que obstaculiza la actividad de los grandes grupos empresariales y sus beneficios: democracia, soberanía, derechos sociales, laborales y medioambientales.

La experiencia reciente nos demuestra que su dictadura puede ser contestada, que la movilización popular sí puede detener esta ofensiva voraz del capital transnacional y hacer que el ciclo político cambie, poniendo a las personas y al planeta antes del beneficio.

Por eso, Izquierda Anticapitalista llama a todos y todas a sumarse a esta jornada de lucha contra el fracking, el TTIP, el TISA y el CETA y apoya las movilizaciones que este sábado 11 de octubre se están desarrollando en más de 30 ciudades del estado español y muchas más del resto de Europa.

SÍ SE PUEDE Y LO LOGRAREMOS: POR EL FUTURO Y LOS DERECHOS DE TODOS Y TODAS, NI FRACKING NI TTIP

No hay comentarios:

Publicar un comentario